Como esas pastillas muy chiquitas que llevan los astronautas para alimentarse en los viajes inter espaciales, donde se concentran un montón de proteínas y vitaminas, así funciona un libro. Los libros abren el apetito de nuestro ingenio. Cada página es una maquina del tiempo, cada párrafo es un rayo láser, cada oración es una historia de amor, cada palabra un mundo.

EQUIPO

Dirección de Arte y concepto: Percy Kiyabu
Diseño y Papercraft: Carla Eráusquin
Fotografía: José Custodio
Retoque y Arte Final: Andrés Abad y José Custodio